Reseña de libro: “Dormir sin lágrimas” de Rosa Jové

Recuerdo las primeras citas con la pediatra donde le comentaba que mi bebé ya estaba durmiendo cerca de 5 horas seguidas en la noche y el sueño para mí no era problema; todo estaba en que llegara a los 8 meses para que esto cambiara y comenzara a despertarse incluso cada hora, bajé de peso, las ojeras se marcaron más de lo que ya estaban y realmente me sentía agotada.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑