Bronquiolitis del terror

Como padres aprendemos conforme se nos van presentando las situaciones y en mi caso no es la excepción.

Hace poco mi hija comenzó con un resfriado común que se convirtió en una pesadilla nocturna cuyos protagonistas eran la fiebre, flemas y tos. Visitamos a su pediatra y el diagnóstico era el siguiente: bronquiolitis.

¿Qué es?

La verdad es que era un término completamente nuevo para mi, pero resulta ser una infección bastante común en niños menores de 3 años, sobre todo en la época de otoño e invierno.

Esta infección es viral y es provocada principalmente por el virus sincitial respiratorio, aunque también puede ser iniciada por el virus de la influenza, el rhinovirus y otros cuantos más.

¿Como se manifiesta?

Los síntomas pueden comenzar como una gripe común (tos, congestión, estornudos) e ir evolucionando hasta presentar dificultad respiratoria (respiración rápida, hundimiento de costillas, ensanchamiento de las fosas nasales, etc), síntomas que deben evitarse ya que pueden provocar en los niños falta de oxigenación, fatiga, piel azulada (cianosis) o incluso, los bebés pequeños, pueden dejar de respirar brevemente.

Otra de las características que llamó mi atención, es que la recuperación puede llegar a ser de hasta 4 semanas, situación que debe considerarse y hablarse con el médico, ya que, como padres, puede causar cierto grado de frustración y desesperación.

Tratamiento y prevención

Esta enfermedad, así como cualquier otra, requiere de la valoración y diagnostico del médico, quien indicará el tratamiento correspondiente según las necesidades del bebé; lo que si está en nuestras manos hacer como padres de familia es prevenirla, ¿cómo? Cuidando las medidas de higiene personal, sobretodo el lavado de manos y la desinfección del área en donde se desenvuelven nuestros hijos, así como evitar el contacto con personas enfermas.

Si bien no podemos envolver en una burbuja a nuestros niños, si podemos informarnos y estar atentos ante cualquier situación que nos cause duda del bienestar de los pequeños.

¡No auto-diagnostiquemos, no auto-mediquemos!

2 comentarios sobre “Bronquiolitis del terror

Agrega el tuyo

  1. Mi hijo también la padeció, aproximadamente de 6 meses y fue una pesadilla! gracias a Dios y a su doctor salió adelante, pero una vez que salimos de la crisis, buscamos la opinión de un homépata que nos resultó super útil! el niño tenía una alergia a ciertos alimentos que empezamos a introducir en ese momento, como la carne y el arroz y la fórmula láctea que le daba en ese momento. Nos tomó unos meses encontrar la leche adecuada y que la aceptara, pero ese cambio realmente cambió su vida y la de nosotros, porque los cuadros cuando se presentaron nuevamente (por tratarse de un virus) se presentaba menos severos y mucho más manejables y menos dolorosos para él.
    Me encantó tu publicación, es muy importante informarnos y como mencionas, no automedicar!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: