5 maneras de ayudar al medio ambiente desde nuestros hogares. 

Yo no sé ustedes, pero desde que me convertí en mamá estoy más preocupada por el mundo en el que vivirá mi hija, y uno de los puntos principales, o al menos en los que si puedo poner mi granito de arena, es en del cuidado del medio ambiente. 

Existen muchísimas maneras de actuar a favor de la naturaleza y en este post te propongo 5 ideas que podemos implementar en nuestros hogares:

1. Elige productos biodegradables. 
Lavatrastes, detergentes de ropa, jabones, etc, todos estos productos se convierten en fuentes puntuales de contaminación del agua; reconozco que son productos que no podemos retirar de nuestra vida diaria, pero si podemos observar sus componentes y optar por elegir los que tengan sellos que los confirmen como biodegradables o amigables con el medio ambiente. Actualmente en la mayoría de las tiendas de conveniencia podemos encontrar áreas verdes en donde concentran este tipo de productos o incluso existen marcas especiales que ofrecen una variedad amplia de productos con ingredientes naturales o que evitan los que son dañinos al ambiente. 

2. Reducir el consumo de carnes rojas. 

No estoy diciendo que te conviertas en vegetariano(a), y tampoco estoy culpando a las pobres vacas del calentamiento global, lo que si te quiero explicar es que las vacas, en su proceso de digestión, producen un gas llamado metano, el cual expide al ambiente por medio de sus eructos y flatulencias, proceso completamente natural; el problema llega con la sobre población de ganado por altas demandas en este tipo de carne que provoca un aumento importante en los niveles de metano, este gas de efecto invernadero se concentra en la atmósfera y evita que el calor escape de la tierra, ahora si, constribuyendo al calentamiento global. Si bien una sola familia que dejara de consumir este alimento no causaría un cambio significativo en la ganadería, si daría paso a que más familias tomaran su ejemplo y, en un tiempo considerable, la demanda de este producto se reduciría, disminuyendo a su vez la necesidad de reproducción acelerada de las reses. 

3. Sí a las bolsas ecológicas. 

Pareciera que las bolsas de plástico se reproducen espontáneamente, o al menos en mi casa aparecen como por arte de magia; es por eso que, para reducir la proliferación de las bolsas plásticas que pueden tardar hasta 150 años en degradarse, podemos optar por el uso de bolsas ecológicas, en todos las tiendas de conveniencia las venden y con ellas se pueden disminuir hasta 10 bolsas plásticas que obtienes con cada ida al súper. Créeme que se convierten en tus mejores amigas, como mamás la mayoría del tiempo cargamos hasta con el perico, así que una bolsa ecológica en la pañalera puede salvar a cualquiera, y si te preocupa no contar con bolsas para los botes de basura, no te preocupes, las bolsas plásticas siempre aparecerán, pero al menos en menor cantidad. 

4. Los pañales de tela están más vivos que nunca. 

Si estás en la etapa de los pañales, te platico que los pañales de tela que escuchabas que usaba tu abuela no están muertos, al contrario, hasta se han modernizado a tal grado de adaptarse a las necesidades actuales. Los hay con velcro, híbridos, para alberca, con diseños hermosos y hasta personalizados; y si estás pensando en lo desagradable que será lavarlos déjame te digo que existe la opción de añadir unas prácticas hojas de bambú que recolectan las heces para tirarlas directamente en el inodoro; la verdad es un tema tan amplio que me tardaría en explicarte las maravillas de estos tipos de pañalitos, lo que si te puedo recomendar es buscar en redes sociales la amplia comunidad pañalera que existe en nuestro país dispuesta a ayudarte con todas las dudas que vengan a tu mente. Pañalear requiere posiblemente un pequeño esfuerzo extra, pero el beneficio no solo te lo va a agradecer su bolsillo, también la madre naturaleza.  

5. Separar la basura y reciclar.

Plásticos, cartón y aluminio, estos materiales son los que se encuentran en la mayoría de las envolturas y envases de productos comunes en nuestros hogares, mismos que, por lo general, llegan a la basura sin separarse para iniciar el proceso de reciclado. Hoy en día se ha vuelto más accesible esta actividad, algunas empresas intercambian producto nuevo por envases vacíos o incluso hasta las instituciones de salud han llegado a intercambiar taparroscas por servicios médicos. Iniciando en casa con un bote extra para separar los envases plásticos se puede convertir, con el paso del tiempo, en un estilo de vida amigable con nuestra naturaleza. 

Quizá ya realices otras actividades, apliques algunos de estos puntos o quizá haya logrado inspirarte para iniciar con alguno, en realidad sea mucho o poco, el verdadero impacto lo estás ejerciendo a través de tus hijos, recuerda que ellos observan y aprenden de nuestras acciones y a través de las mismas dejamos plantada esa semilla que esperamos en un futuro germine y se propague en las nuevas generaciones.

El mundo puede mejorar si criamos futuros adultos con conciencia ambiental.

Un comentario sobre “5 maneras de ayudar al medio ambiente desde nuestros hogares. 

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: