Cartas a Julieta: nuestro primer año juntas.

Julieta:

Si pudiera elegir el mejor momento de mi vida no dudaría en transportarme al día de tu nacimiento, como olvidar cuando observé tu carita después de tanto imaginármela, cuando abracé tu pequeño cuerpo y escuché tu voz por primera vez, tendré siempre presente el olor de tu piel y la imagen de tus diminutas manos que quedó grabada como fotografía en mi ser.

Ha pasado ya un año, 365 días desde el día en que nos conocimos, días que han pasado como si hubiera adelantado el ritmo al reloj, como si hubiera cerrado los ojos y al abrirlos te convertiste en una niña que dice “hola y adiós”. En todo este año que ha transcurrido te has convertido en mi pequeña maestra, y aunque pudieses pensar lo contrario, a tu corta edad no te imaginas lo mucho que me has enseñado.

Me has enseñado a confiar más en mi propio cuerpo, ese mismo al que hace un tiempo le encontraba mil defectos es el que hoy amo por ser tan perfecto, el mismo que te cobijó durante 9 meses en mi interior es el que nos une a través de nuestra lactancia, que maravillosa ha sido la naturaleza que nos permite seguir uniendo nuestros cuerpos a través del mejor alimento.

Permitiste darme cuenta que soy más fuerte de lo que nunca imaginé, que el cansancio mata, el sueño apaga, la tristeza amarra y las enfermedades calan, tampoco negaré que ha habido días en los que he perdido la paciencia, pero al final, ver tu sonrisa, hace que el esfuerzo valga la pena; pasarán los días, crecerás y los días pesados en un recuerdo apenas quedarán.

Tu llegada me ha confirmado que no pude haber elegido un mejor compañero de vida, tu papá, con quien he disfrutado etapas de mi vida y ahora comparto con alegría las responsabilidades de tu crianza, el es el que nos sigue amando aunque lo desvelemos uno que otro día y el que me sigue enamorando ahora con la protección que en todo momento te brinda.

No puedo negar que me has inspirado de formas inimaginables, me has motivado a ser una mejor persona, a desear ofrecerte un lugar mejor en donde vivir, a ser feliz para que tu también seas feliz, a ser respetuosa para que aprendas del respeto y aunque no puedo cambiarte el mundo por completo, si puedo formarte como una buena persona, y eso creo que ya es un buen comienzo.

Tantas cosas me has enseñado desde que se unieron nuestros caminos, hoy lo que mejor comprendo es que podré perder la noción del tiempo y el reloj puede parecer que va corriendo, pero no puedo dejar de disfrutar cada uno de los segundos que Dios me permite tenerte en mi vida y no importa cuantos minutos, días o años pasen, siempre recordaré con todo mi amor lo que vivimos juntos en tu primer año de vida.

¡Te amo bebé! 

Tu mamá 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: