Soy mamá, pero nunca dejaré de necesitar a mi madre.

¿Descanso? ¿qué es eso?, no cabe duda que cuando nos convertimos en mamás la palabra descanso se ve como un sueño lejano o se resume a 5 minutos sentada en el sillón con la mirada perdida entre juguetes y ropa sucia.

Después de año y medio (o más, no recuerdo) gozando de plena salud, me enfermé, mi primera experiencia enferma y con bebé; pasé de pensar que sería una simple gripa a no saber distinguir si la enfermedad empeoraba o estaba sumamente cansada por seguir en mi rol de madre que no para, a esto le añadimos que contagié a mi hija (bendita lactancia que impidió que se enfermara igual que yo) así que viví por primera vez la angustia e impotencia de no saber lo que ella sentía en su pequeño cuerpesito. De no ser que tengo un esposo maravilloso que cuidó de nosotras con paciencia, los días hubieran pasado más lento de lo que se sintieron y las noches, sin su compañía y apoyo, se hubieran convertido en una autentica pesadilla.

Ahora si que, flaca, ojerosa, cansada, pero, eso sí, con muchas ilusiones, me pongo a analizar esta experiencia y no puedo dejar de pensar en una persona: mi mamá. Después de una visita exprés a mi casa en donde me hizo de comer y me ayudó a ponerme al corriente con las labores del hogar, no puedo negar que me sentí renovada, su simple presencia me hizo sentir más relajada y dispuesta a recobrar la energía perdida durante estos días, ¿qué impactante es el poder de una madre no?, ¿cuántas veces ella se habrá sentido cansada o agobiada y yo no me daba cuenta?, ¿cuántas veces estuvo enferma y aún así no faltaba mi plato de comida calientito?, ohh en cuantas cosas no se pone a pensar uno cuando se convierte en madre.

Sin duda alguna, vuelvo a caer en cuenta que, por más años que pasen en mi vida, por más experiencia que pueda ir adquiriendo o por más grande que esté mi hija, siempre pero siempre necesitaré a mi madre, siempre necesitaré de esa seguridad que solo ella puede inyectarme, esa mirada que descifra todo sentimiento por más privado que lo quiera conservar, esa fortaleza que con su ejemplo solo ella edifica en mi interior, ese sazón inigualable con el que cocina y esos abrazos que son capaces de levantar hasta un muerto.

Todos estos detalles, y muchos más que me son imposibles de describir, son los que intento capturar en mi esencia como mamá, deseando que este hermoso trabajo cobre frutos el día de mañana y mi hija vea en mí lo que yo hoy admiro de mi madre.

2 comentarios sobre “Soy mamá, pero nunca dejaré de necesitar a mi madre.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: