Andaderas ¿si o no?

Un tema algo controversial actualmente: Andaderas ¿si o no? 
Efectivamente las andaderas han sido una herramienta muy útil para la vida de las mamás, mantienen al bebé ocupado y brindan un poco de tiempo para las actividades de la casa, incluso de generación en generación se ha pasado la creencia de que estos artefactos favorecen el fortalecimiento de las piernas, ayudando al bebé a caminar antes de lo que se considera normal; sin embargo debemos desglosar lo siguiente, ¿si son buenas?, ¿realmente benefician al desarrollo motor del bebé?, ¿son ergonomicas? Estas son algunas dudas que pueden surgir al momento de querer adquirir una, así que como mamá del FBI me puse a buscar información en internet y me di cuenta que la mayoría de las fuentes indican que la respuesta a estos cuestionamientos es: NO. 

Precisamente, si siguen mis redes sociales, se habrán dado cuenta que ya había tocado este tema, pero decidi retomarlo en el blog ya que acabo de confirmar esta respuesta con la pediatra de mi hija. 

Es importante especificar que los estudios recientes indican que bebés que han usado andadera pueden referir un retraso en el gateo y mostrar menor desarrollo mental y motriz, sin olvidar que los riesgos de accidentes son altos (Padrón-Martínez, 2012).

Actualmente la fabricación de las andaderas está regulada y se han realizado modificaciones, como agregar mecanismos de frenado para disminuir la cantidad de accidentes; incluso en algunos países como Canadá se ha prohibido la venta, importación y propaganda de andaderas modificadas o de 2da mano, proponiendo como segunda opción el uso de centro de entretenimiento estacionarios. 

En México, el uso de andaderas se da principalmente por costumbre familiar, muchos de nosotros la llegamos a usar en la infancia y por consecuencia vemos su uso como algo que forma parte del desarrollo de nuestros hijos, sin embargo, la información más reciente existe y está en nuestras manos para romper paradigmas y creencias que ya no tienen validez en las nuevas generaciones. 

Posiblemente te sea difícil no adquirir una, y si se decide por el uso de estos aparatos es importante no olvidar que se debe permitir a los bebés sentarse, gatear y caminar siguiendo su propio desarrollo, así como tomar en cuenta algunos consejos que la Dra. Padrón- Martínez (2012) propone para su correcto uso y de manera responsable:

  • Una buena andadera debe tener base ancha y mecanismo de freno que permita detectar desniveles en la ruedas y que reúna las recomendaciones de la Norma oficial mexicana vigente desde 20 junio 2000 (NOM 133/1- SCFI -1999 relativa a Andaderas). El cumplimiento de lo anterior lo verifica la procuraduría federal de Consumidor en México y realiza las pruebas para garantizar su comercialización y emite prohibiciones de modelos peligrosos. 
  • No se deben utilizar andaderas en menores de seis meses. Lo ideal es esperar que cumplan ocho meses o a que el bebé pueda sentarse. 
  • No se debe dejar que el niño permanezca en la andadera más de dos horas. Entre más tiempo se pase este límite, mayor será el riesgo de que haya problemas en el desarrollo motor. 
  • No se debe permitir que el bebé entre a la cocina en la andadera, ya que hay riesgo de que toque la estufa, que manipule líquidos calientes o calentadores y sufra quemaduras. 
  • Deben eliminarse los obstáculos del suelo, como alfombras o tapetes que favorecen que las andaderas vuelquen. Es recomendable poner protección en las esquinas con rellenos acolchonados. 
  • Deben retirarse objetos pesados y quebradizos de mesas bajas, incluyendo manteles. Se deben evitar artefactos colgantes con cuerdas que puedan ser jalados.
  • No hay que usar andaderas en un segundo piso sin poner puertas en las escaleras, los accidentes graves ocurren por rodar escaleras abajo. También hay que asegurar el funcionamiento adecuado de las puertas en las escaleras periódicamente. La mayoría de estas lesiones se deben a prácticas inseguras. 
  • El bebé en la andadera no debe quedar solo, requiere mayor vigilancia ya que la mayoría de accidentes se produce a pesar de vigilancia y compañía de un adulto. 
  • Hay que colocar cubiertas a los contactos eléctricos y asegurar las puertas y gabinetes. 
  • Evitar dejar sustancias peligrosas, artículos químicos de limpieza y medicamentos al alcance del bebé en andadera. 

Así que, con la información en nuestras manos, será nuestra decisión como padres de familia no usa o usar responsablemente estos aparatos tan comunes en la vida de nuestros hijos. Te invito a leer el siguiente artículo con datos de tipo médico y científico del que se basó este artículo: http://www.medigraphic.com/pdfs/actpedmex/apm-2012/apm125j.pdf

Más información: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC116446/
Norma Oficial Mexicana sobre Andaderas: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=4955374&fecha=20/10/1999

2 comentarios sobre “Andaderas ¿si o no?

Agrega el tuyo

  1. A favor de evitarlas.
    En lo personal me tocó esa difícil época de cambio (como en muchas cosas) y mucha gente no sabía que no eran muy recomendables, me regalaron para la mayor y la menor y yo francamente las detestaba.
    Es maravillos que tengan ahora tanta informacion sobre lo perjudicial q pueden llegar a ser y con la ayuda de este tipo de artículos será más fácil dejar la práctica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: