No, la mollera no se cae.

La mollera caída, ese famoso término que me hace imaginar, como sacado de un programa de bromas, a mamás buscando desesperadamente la mollera de su bebé en el piso; y el problema no es que seas de las que se ponen a buscarla, el verdadero problema llega cuando el “tratamiento” queda en manos de personas que para “levantarla” no hacen más que sobamientos  y agitamientos que ponen en riesgo la vida del bebé.

Podrá sonar antiguo y obsoleto pero lamentablemente no es así, actualmente aún existe la creencia que presionando el paladar del bebé o poniéndolo de cabeza para darle golpes en los pies es el método más adecuado para curar este malestar, el cual se atribuye a un fuerte golpe, caída o sacudida.

La verdad es que en sí el término no está del todo mal, quizá mal aplicado porque en realidad no es una caída, es un hundimiento, y no es una mollera, se llama fontanela; así que habría que hablar del Hundimiento de Fontanela.

Primero, ¿qué es una fontanela?, te explico, los bebés nacen con 6 huesos craneales separados que poco a poco se fusionan para formar el cráneo adulto, durante la infancia algunas de estas uniones permanecen separadas formando “espacios blandos” conocidos como fontanelas, la fontanela que encontramos cerca de la nuca se le denomina fontanela posterior, y la más famosa, ubicada en la parte superior de la cabeza, esa que late si la ves detenidamente, es la denominada fontanela anterior. La posterior normalmente se cierra a partir del 2do mes de vida y la posterior puede tardar incluso hasta los 18 meses, formando parte de un proceso totalmente natural en el desarrollo de un bebé.

18720795_10155358360679116_797469302_o
Fontanela anterior Madre Regia/antes A Toda Mother

 

Ahora, ¿la fontanela se puede hundir?, si, si puede, pero no por un golpe o caída (lógico que hay que tener cuidado porque recuerda que son espacios blandos) más bien, una fontanela hundida, en la mayoría de los casos, es un signo de deshidratación o malnutrición, así que es completamente normal que el bebé no quiera comer y se sienta mal, y por más que lo agites, le sobes, presiones, zarandes y eches menjurjes la fontanela no se va a levantar, o puede que físicamente si suceda, pero imagina el traumatismo que puede sufrir el cerebro de tu bebé cuando en realidad lo que necesita es comer bien e hidratarse, y sobre todo … visitar a su pediatra.

Así que ya sabes, la mollera no se cae, no se mueve y no respira, pero si llegas a ver a tu bebé con un hundimiento en su cráneo, corre con el más capacitado y preparado para atenderlo, no dejes su salud en manos de curanderos.

Fuente de información:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: